Una sesión de Osteopatía en Fulcrum

A menudo la gente me pregunta, ¿Qué haces en una sesión? Porque parece que no haces nada. Solo pones las manos, cierras los ojos y te callas. ¿Es esto osteopatía? Porque al osteópata que yo voy me cruje los huesos y me mueve aquí y allá, y siempre me toca ahí donde me duele. 

 

Claro que es osteopatía,  el añadido aquí es que la Anatomía, el cuerpo es consciente. 

 

¿Qué significa que es CONSCIENTE?

 

Nuestro cuerpo y todas sus partes están vivas, son conscientes y por tanto, responden a todas las informaciones y energía que reciben continuamente, y esto crear una MEMORIA que condiciona nuestro modo de vivir y la expresión de la Salud en nuestro cuerpo.  Por tanto, emociones, la química que recibimos en nuestra vida, y también la energía física que recibe puede alterar su comportamiento, y por tanto la fisiología de nuestro cuerpo, y es entonces cuando tarde o temprano aparece el síntoma. 

 

además, si es consciente reacciona a nuestro modo de relacionarnos con ella, por tanto mi actitud es importante para ser efectivo en mi tratamiento. Esto implica estar en SINTONÍA con él. Estar PRESENTE, ATENTO Y CON UNA INTENCIÓN clara determinan la efectividad de lo que hago. Ya no solo la técnica es importante o lo que se ve desde fuera sino mi actitud cuando toco el cuerpo. 

 

Y es ahí cuando yo me convierto en FULCRUM, siendo ese apoyo para que toda la energía retenida en la estructura del cuerpo pueda moverse, liberarse y permitir que la SALUD pueda expresarse sin obstáculos. 

 

Es en este momento cuando tu CUERPO EMPIEZA A TRABAJAR para recuperar su SALUD.  Las CIRCULACIONES EN TU CUERPO SE ACTIVAN y tu cuerpo empieza a trabajar para recuperar SU SALUD.  La CURACIÓN se convierte así en un PROCESO. LA SALUD se expresa cuando mi cuerpo empieza a estar bien comunicado. 

 

En FULCRUM lo importante NO ES LA TÉCNICA sino dar al cuerpo el FULCRO O APOYO que necesita para que toda esa ENERGÍA retenida pueda moverse y permita que la SALUD se exprese. 

  

Desde el punto de vista mecánico, la DURAMADRE Y LA BASE CRANEAL es el mayor fulcro mecánico del cuerpo,  y debe estar libre para que el proceso de curación se lleve a cabo.  Pero además, como conciencia, el cuerpo necesita otra CONCIENCIA (YO) para que se abra la comunicación,  mi PRESENCIA toma aquí su importancia para ofrecerle a la CONCIENCIA el fulcro necesario para que pueda comunicarse y expresar todo aquello que no pudo hacer en su día.