Somos ENERGÍA e INFORMACIÓN

Todo en el UNIVERSO está recibiendo continuamente ENERGÍA. Y la energía sabemos que también implica INFORMACIÓN. 

 

Continuamente las estructuras vitales están recibiendo energía e información en todo momento. De lo contrario no podría existir la Vida. Y esto como hemos dicho antes se manifiesta con el MOVIMIENTO en ciclos y en equilibrio. Y cuando hablo de estructuras vitales me refiero a todo en el universo, desde planetas, mares, bosques, árboles, plantas y cómo no, NOSOTROS, nuestras células, tejidos, órganos, sistemas corporales...etc. todo está en continuo intercambio ENERGÉTICO. 

 

Este intercambio energético podemos sentirlo con nuestras manos en el cuerpo de una persona, y se manifiesta con la EXPANSIÓN cuando reciben INFORMACIONES, y con la RETRACCIÓN cuando las ELIMINA. Podemos decir por tanto que la Vida manifestada a través del MOVIMIENTO es un intercambio continuo de informaciones. 

 

¡¡Pero esta Vida también es CONSCIENTE!!!!

 

Lo que significa que tiene la capacidad para REACCIONAR a todas esas informaciones que le llegan continuamente. Esto quiere decir que las ACEPTA O NO LAS ACEPTA. Está en condiciones para recibirla o no.  

 

Y cuando no es capaz de digerirla, de aceptarla y dejarla ir, se van creando CÚMULOS DE INFORMACIONES MAL ACEPTADAS EN NOSOTROS que llegaron en el pasado a nuestro cuerpo, y que llegan continuamente ahora mientras lees estas palabras. TODAS LAS ESTRUCTURAS VIVAS DE NUESTRO CUERPO ESTAN CONTINUAMENTE DIGIRIENDO INFORMACIONES en todo momento. 

 

Cuando las aceptan y son bien recibidas todo va bien pero cuando no es así a menudo se quedan en nuestro cuerpo siendo condicionantes en nuestra vida futura y también en la presente. 

 

¿Qué tipo de INFORMACIONES pueden llegar a nuestro cuerpo?

 

QUÍMICAS. Alimentaciones, medicamentos, vacunas, ...etc. Todo lo químico que ingerimos también es información que llega a nuestro cuerpo. 

TRAUMÁTICAS O FÍSICAS. Energías físicas que llegaron a nuestro cuerpo como caídas, accidentes de tráfico, partos, etc...

y por supuesto, las EMOCIONALES. Todas aquellas emociones que no supimos digerir en su día se quedan en nuestro cuerpo en forma de energía. Emociones en esta vida, durante una vida anterior, o emociones que no sabemos cómo pero pasan de unas generaciones a otras en nuestra familia. 

 

Por tanto, fíjate en cómo esta ENERGÍA e INFORMACIÓN que llega a tu cuerpo cuando no es bien gestionada se almacena y se manifiesta con una VITALIDAD cada vez peor, con un ritmo vital cada vez más desequilibrado y que tarde o temprano acabará formando aquello que todos conocemos como síntoma o enfermedad. 

 

Energía e Información que se estanca en tu estructura anatómica y que va a impedir la buena movilidad de tu anatomía, una buena manifestación de la FISIOLOGÍA, o lo que es lo mismo, la equilibrada circulación de la sangre y las informaciones nerviosas. Y más tarde aparecerá el EFECTO, tu síntoma y malestar. 

 

Pero somos algo más que cuerpo, y hay una parte NO MATERIAL en nosotros que puede estar provocando también malestar y enfermedad.

 

SOMOS MATERIA, ENERGÍA Y ESPÍRITU.