Cómo es una sesión de osteopatía

Aunque es dificil generalizar pues existen muchos tipos de osteópatas, y cada uno realiza su orientación terapéutica y manera de abordar al paciente, intentaré ayudarte a que conozcas cómo es una sesión cuando vas a visitar a un osteópata. 

 

En principio como siempre, todo se inicia con una ENTREVISTA, en la que el osteópata habla contigo durante unos minutos y te pregunta a cerca de tu síntoma y estado general de salud. Esto es esencial para tener una primera impresión de la persona y del síntoma que padece, y así como las perspectivas que tenemos para su tratamiento. 

 

Luego normalmente va seguido de una EXPLORACIÓN inicial. Esta exploración puede variar mucho dependiendo del osteópata que tengas delante. A menudo se observa la postura, para luego pasar a con las manos explorar en el cuerpo todo tipo de signos que puedan darnos una idea de las zonas del cuerpo en las que puede haber falta de movimiento. Recuerda que aquí está el signo principal que el osteópata busca con sus manos, todo tipo de señales que le hacen pensar que ahí hay una dificultad para el movimiento, pues ahí seguramente la circulación nerviosa y sanguínea está impedida, y esto sin duda será la causa principal de tu malestar, enfermedad o síntoma. 

En la exploración y el tratamiento, el osteópata tiene en cuenta la GLOBALIDAD DEL SER HUMANO. Y ello se traduce en que cuando explora el cuerpo del paciente, mira todos los sistemas, el digestivo, el nervioso, hormonal, musculoesquelético... etc. El osteópata mientras te explora parte de la idea que todo trastorno puede estar relacionado con cualquier sistema del cuerpo, esté donde esté ubicado. Es decir, si por ejemplo nos duele la columna lumbar, esto puede tener una relación con que tu sistema digestivo tenga dificultades, quizá padezcas estreñimiento, o diarreas, alteraciones menstruales... etc., y aunque esto es solo un ejemplo, es para que veas que no porque te duele en un lugar el tratamiento ha de ir dirigido a ese lugar. Es así, el osteópata piensa en global, nunca encarcela un síntoma en esa zona donde se manifiesta. 

 

Es por ello que en una sesión de osteopatía, el osteópata puede explorar y tratar zonas habituales como son:

  • El cráneo.
  • La Pelvis.
  • El digestivo.
  • La columna vertebral. 
  • Las extremidades.
  • etc.,

Esto es una gran ventaja para ti puesto que a menudo nos llegan pacientes que ya han visitado otro tipo de profesionales como el médico que se limitan a solo explorar y tratar allí donde nos duele, con lo que el síntoma suele volver. 

 

Con respecto a las técnicas que usa el osteópata, no debes encasillarte en pensar que vas a un profesional para que te coloque las cosas al sitio. El osteópata AJUSTA, no manipula, y eso significa que utilice la técnica que utilice la finalidad es la de mejorar el movimiento de la zona en cuestión, sea manipulando, crujiendo, estirando o como sea. Cada osteópata tiene su manera de hacerlo en base a su filosofía de trabajo.

 

Y muchas veces, cuando ajustamos el cuerpo nos encontramos con aspectos emocionales y espirituales, que el osteópata nunca debe olvidar son parte también de la globalidad y la salud del ser humano, y que repercuten sobre su salud.  

 

 

Después de la sesión, lo normal es que tengas que volver para una próxima sesión, en una semana, quince días o lo que considere el osteópata. 

 

El osteópata no tiene tratamientos preestablecidos en días, horas y sesiones, puesto que trata a personas y cada persona es un mundo distinto con sus circunstancias. 

 

Franki Rocher Muñoz

Osteópata D.O

 

 

 

SIGUE LEYENDO SOBRE LOS TRATAMIENTOS HABITUALES DEL OSTEÓPATA