¡Sin el tacto no puede existir la osteopatía!

...van unidos de la mano de forma inseparable.

 

El tacto es la única herramienta que tiene el osteópata para ayudar a la salud de vuestro hijo acompañado de unos conocimientos de la anatomía y el funcionamiento del cuerpo humano.

 

A menudo tendemos a pensar que el cuerpo del niño es algo inmaduro y frágil. Pero YO, después de pensar por todo lo que ese bebé ha pasado en el parto y embarazo, no creo que sea tán débil como parece, más bién diría que es muuy muy fuerte... Deteneos un momento y pensar por ejemplo en el momento del PARTO.

 

Retroceder un poco en el tiempo, a ese momento en que estabais aprentando, aguantando, soplando, padeciendo, con dolor insoportable.. apretabais la boca, la mandíbula, empujabais con vuestras nalgas, apretabais el bajo vientre para expulsar.. buf, ¿qué cantidad de tensión había en vuestro cuerpo en ese momento no?. ¿Pero no estabais solas verdad?. Porque dentro de vuestro vientre estaba vuestro bebé, soportando todo eso, y quizá mucho más. Mientras vosotras hacíais todo ese tipo de esfuerzos vuestro bebé estaba al mismo tiempo intentar salir al exterior. Menuda situación!!!. Imaginad por un momento lo que podría estar pensando... “yo siendo un bebé, aquí colocado dentro de la barriga de mi madre. No tenía suficiente con que las vísceras de mi madre, el estómago, el intestino, el hígado, su diafragma me tuvieran aquí apretadito todo el tiempo, para que ahora encima empieza a ponerse nerviosa, tensa … un músculo apretando por aquí otro por allá.. y esta mujer ,¿pretende que yo baje y saque mi cabecita al exterior?. Menuda faena!!!. Bueno, pues como hay que salir a fuera como sea.. será mejor ponerse a trabajar.. . Meto mi cabeza por la parte superior de la cadera, hago un giro, luego otro, consigo meter la cabeza, consigo sacarla al exterior, pero además tengo que sacar los brazos. Así que como si fuera un nadador, saco un brazo por aquí, doy un giro hacia el otro lado.. y bueno al final consigo sacar los brazos, y finalmente todo mi cuerpo. “ solo de imaginarlo ya me estoy cansando e incluso agobiando. ¿Y pensáis que una personita que ha sido capaz de soportar todo esto es una persona débil?. Y además, muchos de ellos han soportando mucho más que todo eso. Durante el embarazo, aguantaban vuestros enfados, vuestro estrés en el trabajo, vuestro estado emocional, las discusiones con unos y con otros, pero también vuestros antojos alimenticios..y bla, bla, bla.., y encima luego le pedís que nazca y que nazca bien. El niño ya hace bastante con salir al exterior, es toda una proeza.

 

... continúa leyendo.