La Osteopatía y los Niños

 

¿Tuviste un mal embarazo, lleno de emociones, y malestares?

¿Fue el parto con cesárea, fórceps...?

¿Vino tu bebé de nalgas?

¿Te medicaron en el parto? Epidural, oxitocina...etc. 

¿Estuviste estresada antes y durante el parto?

¿Tu parto fue muy rápido, o es que costó mucho en salir?

 

Todo esto y mucho más se puede haber quedado impregnado en el cuerpo de tu bebé y el tuyo, repercutiendo así sobre sus funciones, su fisiología y su salud.

El CUERPO DEL NIÑO es una estructura muy móvil y que se adapta a todos los procesos vitales.

 

Pero a menudo, durante este proceso vital recibe muchas INFORMACIONES (físicas, químicas, emocionales), que su cuerpo no sabe gestionar, disminuyendo la movilidad de su ANATOMÍA VIVA, y repercute sobre la FISIOLOGÍA de su CUERPO, lo que tarde o temprano expresará un SÍNTOMA. 

 

TODAS ESTAS CIRCUNSTANCIAS a menudo se quedan marcadas en el cuerpo del niño y la madre. Se quedan ahí como tensiones, como zonas inmóviles, cambios circulatorios, hormonales...etc.,  que con el paso del tiempo progresivamente van disminuyendo la buena circulación nerviosa y sanguínea del cuerpo de tu hijo.

 

y aunque ya hace tiempo que están, es ahora cuando tu ves el EFECTO, 

tu hijo no come, no duerme bien, no va bien en la escuela, está siempre nervioso y llorando, y muchas más alteraciones del crecimiento y salud.

 

¿Cómo ayuda la Osteopatía a los Niños?