El mundo que vivimos

El mundo de las ramitas dobladas

A menudo me pregunto por qué el ser humano es capaz de llegar a actitudes tan malignas como las que estoy viviendo en este mundo, especialmente ahora que quieren dominarnos a todos a partir de un virus. Y es entonces cuando me viene lo que hablaba el Dr. Sutherland sobre las ramitas dobladas (“bent twigs)”

 

¿Como se crea una ramita doblada? 

 

Un ser humano cuando nace, si no nace perfecto, esta hecho para evolucionar hacia la perfección, ¿Pero por qué se dobla por el camino? Por qué pierde su sintonía con la Naturaleza y sus leyes, y comienza a pensar que es más sabio que la Naturaleza, en imponerle sus leyes, en lugar de permitir que la Naturaleza se exprese sin obstáculos. 

Y el mundo en el que vivimos hoy en día, y todo lo que estamos viendo, es el efecto de una ramita doblada, que se creó hace ya mucho mucho tiempo. ¿Y cómo se torció esta ramita? O sea, una persona que quiere el mal para los demás, y no es capaz de expresar la ley natural de que ningún ser vivo hace daño al otro por que sí, si no es por un propósito fisiológico necesario.

¿Cómo creamos ramitas dobladas en este mundo, y que son la causa de todo lo que estamos viviendo? Y creo que como osteópata tengo respuestas para ello. Y sé que algunas son duras de escuchar y crearán mucha controversia y desataran emociones.  Y hablaré de algunos ejemplos.... 

 

  • Me quedé embarazada de manera forzada, mi cuerpo y la relación con mi pareja no lo permitía pero yo le impuse a mi cuerpo el quedarme. 
  • Mi embarazo estuvo lleno de tensiones emocionales, y procesos vitales que no quería vivir. 
  • El parto se llevo a cabo lejos de las leyes fisiológicas naturales. Entonces me tuvieron que inyectar químicas a mi cuerpo, que llegaron a mi bebé. Tuvieron que ayudarme con una cesárea, o unas pinzas para que mi bebé saliera, y además vivi el parto emocionalmente como un trauma. 
  • Y nada más nacer, decidí que el cuerpo de mi hijo necesitaba química para vivir en este mundo alejado de la naturaleza. Lo llené de vacunas nada más nacer, se llevaron a mi niño nada más nacer y lo alejaron de mí, y a medida que crecía, cada vez que estaba enfermo le daba un medicamento, demostrándole que no confiaba en la capacidad que tiene su cuerpo para regularse y curarse. 

Todo esto y mucho más son solo ejemplos de cómo la tensiones vitales impidieron la expresión de la Salud en mi hijo, y el efecto de todo ello lo vivimos hoy en día. 

Niños nerviosos, enfermos, distraídos, agresivos, tristes, cansados, enfermos…. Que con el tiempo, serán los adultos que son felices haciendo daño al otro, porque en su día se alejaron de la Naturaleza en sus procesos vitales. Solo desde aquí yo soy capaz de comprender cuales son las causas de todo lo que estamos viviendo. Un ser humano lejos de su naturaleza, y que disfruta dañando al otro. 

 

Pero la Naturaleza hablará tarde o temprano, porque la Salud está siempre ahí, debajo de toda tensión, medicamento, vacuna, emoción… lista para expresarse en cuanto le demos el fulcro necesario para ello. 

 

Franki Rocher