LAS LEYES DE LA OSTEOPATÍA

La Sabiduría del Arquitecto

osteopata valencia

Se sorprenden de encontrar que el Gran Arquitecto ha colocado en los lugares adecuados dentro del hombre, todos los procesos vitales. Ha colocado una máquina con todos los poderes de la vida en el interior del cuerpo. La Naturaleza ha sido lo suficiente inteligente para colocar en el hombre todo lo que la palabra “REMEDIO” significa.


Es muy difícil que una persona deje de creer en las drogas, y se de cuenta de ello.


En todas nuestras enfermedades, desde el nacimiento hasta la muerte, parece que están satisfechos con el resultado de las drogas administradas por nuestros hombres más sabios, padres, madres o cualquiera que lo hiciera.


El hombre se sorprende de ver que Dios es Dios. Se sorprende de ver que el hombre fue construido por un Arquitecto infalible.


Se sorprende, desde que sale el sol hasta que se pone,  de encontrar las verdades eternas de Dios impregnando todo su maquillaje. Se sorprende de encontrar que la maquinaria puede calentarse y enfriarse por si sola, escoger su comida, y satisfacer sus más altas expectativas. Vemos este maravilloso sol delante de nosotros donde nunca imaginamos que pudiera existir una estrella. Es el sol de la vida  y la luz eternas. La sabiduría del arquitecto de la Naturaleza está presente en cada gota de tu sangre. 

 

A.T Still

"Autobiografía" 1908. Cap XXVIII.

 

El Cuerpo entendido como una Máquina

osteopata valencia

La Osteopatía deduce que la capacidad específica o general de todos los nervios han de estar libres para poder viajar por todas las partes del cuerpo sin ningún impedimento, que pueda producirse por la dislocación de un hueso, un músculo, arteria, vena o nervio estirado, contracturado o encogido. Cuando están alargados o encogidos están fuera de su estado normal, y todas sus funciones en y para la vida, han de tener estricta obediencia a la ley de la fuerza, que se encuentra en el corazón, el cerebro y todo el sistema sensorial.

Si tienes un minucioso y práctico conocimiento a través de la anatomía y la fisiología, de la forma y las funciones de la maquinaria de la vida y la salud, y la tratas como lo haría un ingeniero fisiológico habilidoso, entonces, estas listo para decirle a los médicos, no hemos encontrado ningún lugar en todo el cuerpo en el que pueda sustituirse nada, salvo la muerte en lugar de la vida. Quita todas las obstrucciones, y cuando lo has hecho inteligentemente, la naturaleza con mucho gusto hará el resto. 

 

A.T Still

Autobiografía 1908. Cap. XXVIII.

 

 

La verdad

Mr. Harris, permítame preguntarle algo; ¿Qué es, según su opinión, lo que hace que la gente tienda a rechazar una verdad?” y él contestó; “Dr. Still, en mi opinión un hombre teme lo que no puede comprender.” Esa fue su respuesta hace veinte años, y esa es la razón por la que la Osteopatía no es aceptada por las masas y ni adoptada por cualquier hombre o mujer inteligente de hoy en día. Un hombre tiene miedo de quitarse sus viejas botas por miedo a que las nuevas le pellizquen los pies. Hemos pasado de generación en generación imitando las costumbres de nuestros antepasados"

 

A.T Still

Autobiografía, (1908)

Cap. XVIII

 

¿Qué puede dar el osteópata en lugar de drogas o medicamentos?

Podemos ofrecerte el ajuste de la estructura pero no podemos dar ni añadir nada del mundo material que pueda mejorar el funcionamiento de una máquina perfecta, que fue construida y puesta en funcionamiento, según el criterio de Dios, a la hora de construir cada una de sus partes, ni añadir nada en su estructura y su funcionamiento diario, y eliminar así todas las sustancias de deshecho que se han producido consecuencia del desgaste y el movimiento.


Un cuerpo perfectamente ajustado que producirá sangre pura y en abundancia, la repartirá a su debido tiempo y en la cantidad necesaria para todas las demandas de la economía vital.


Esto es lo que el osteópata puede ofrecerte en lugar de las drogas si sabe lo que hace.

 

A.T Still 

"Autobiografía" 1908. Cap.XXVIII

 

Pensando osteopatía con el Viejo Doctor

“¿De quién o de qué depende esta máquina para tener esta fuerza que la mueve?”


Un fuerza con la que todo este preciso trabajo, en movimiento continuo, tranquila, heroicamente, y con infinita precisión, transportando y repartiendo sus elementos bien preparados a cada una de las estaciones donde la construcción debe recibir y unirse sin queja alguna con la siguiente fuerza motriz; cuya función es el mantenimiento de todos los vasos, canales y vías para el transporte de todas las sustancias, limpias y purificadas gracias a los poderes de renovación de los fluidos que circulan con libertad que alisan, lubrican y reciben el agua que proviene de los grandes sistemas de acueductos que conocemos como los linfáticos, que vienen de los huesos, nervios, vasos sanguíneos, estómago, intestinos, corazón, hígado, riñones y cada principio conocidos o vaso que contiene alguno de los sabiamente preparados fluidos vitales, desde el átomo de la concepción hasta el niño formado en el momento de nacer, el joven, hombre, mujer, animales de la tierra, aves del aire, peces del mar, la tierra misma, y todas las estrellas y mundos, y los ángeles que revolotean alrededor del “trono”. Todo ha de tener, y no puede funcionar sin la mayor fuerza conocida (electricidad), que somete a las autoridades voluntarias e involuntarias de la vida y la mente, gracias a las cuales los mundos reciben el impulso  y los seres se mueven. 

A.T STILL

"Autobiografía" (1908) Cap.XV