La filosofía de la Osteopatía: Sus principios

1.Creemos en la sanidad y la higiene.
2.Estamos en contra del uso de drogas (medicamentos), como agentes curativos.
3.Estamos en contra de la vacunación.
4.Estamos en contra del uso de sueros para el tratamiento de las enfermedades. La naturaleza fabrica su propio suero si aprendemos cómo hacerlo.
 
 
5.Somos conscientes que muchos casos necesitan de tratamiento quirúrgico y en estos casos lo defendemos como último recurso. Creemos que muchas operaciones son innecesarias y que muchas podrían ser evitadas gracias al tratamiento osteopático.
 
 
6.El osteópata no depende de la electricidad, los rayos X, hidroterapia o cualquier otra ayuda, sino que confía en las medidas osteopáticas para el tratamiento de las enfermedades. 
 
7.Tenemos una simpatía especial hacia otros métodos curativos naturales o que no usan las drogas, pero no los incorporamos en nuestro sistema de trabajo. Estamos en contra de las drogas; y en esto coincidimos todos los métodos naturales y no dañinos de curación.
 
 
8.Los principios fundamentales de la osteopatía son diferentes de esos y el concepto de la enfermedad se entiende desde un punto de vista; que la enfermedad es el resultado de las anormalidades anatómicas que provocan el desorden fisiológico. Para curar la enfermedad las partes anormales debe ser devueltas a la normalidad; por tanto, otros métodos que son completamente diferentes a la osteopatía no tiene cabida en el sistema osteopático. 
 
9.La osteopatía es un sistema independiente que puede ser aplicado a todo tipo de enfermedades, incluidas aquellas que solo pueden tratarse de forma quirúrgica, en estos casos la osteopatía es un aliada de la cirugía.
 
10.Creemos que nuestro hogar terapéutico es lo suficiente grande para la osteopatía y que cuando otros métodos son traídos la osteopatía debe irse a otro sitio.
Andrew Taylor Still

 

“Osteopatía; investigación y práctica”

La ley de la Arteria es Absoluta

En el año 1874 anuncié que una arteria obstruida era el inicio para que una hora y un minuto la enfermedad empezara a plantar sus semillas de la destrucción en el cuerpo humano. Que en ningún caso esto sería posible sin una suspensión o ruptura de la circulación arterial, que por naturaleza tiene como propósito abastecer y nutrir a cada nervio, ligamento, músculo, piel, hueso y a la misma arteria. Aquel que quiera solventar con éxito el problema de la enfermedad o algún tipo de deformidad, en todos los casos, sin excepción alguna se encontrará con una o más obstrucciones en alguna vena o arteria. En los primeros días esta filosofía me solucionó el problema de crecimientos anormales que se solucionaron gracias a la restauración de un flujo arterial normal, que cuando esta equilibrado lleva la sangre a la circulación venosa para el proceso de retorno y renovación después que el proceso de renovación se ha completado en los pulmones, los excretores, y sistema poroso. La fiebre, disentería, dolor de cabeza, problemas cardiacos y pulmonares, sarampión, paperas, y tos ferina, y todas las enfermedades que he tratado a partir de ese momento han demostrado que no hay excepción alguna a esta ley. La ley de la arteria es absoluta, universal, y debe ser inquebrantable, o la enfermedad será el resultado. Anuncié que las capacidades de todos los nervios dependen por completo del sistema arterial, tales como las sensaciones, el alimento y el movimiento, y además, gracias a la ley de la reciprocidad ellos proporcionan la fuerza, alimento y las sensación a la misma arteria, y yendo más allá proclamé que el cuerpo del hombre es la farmacia de Dios en el cual se encuentran todos los líquidos, drogas, aceites lubricantes, opiáceos, ácidos y antiácidos, y todo tipo de droga que la sabiduría de Dios pensó que era necesaria para que el hombre pudiera vivir feliz y en salud. 

 

A.T Still.

"Autobiografía". Cap XIII.

 

 

La sabiduría del Arquitecto de la Naturaleza

Se sorprenden de encontrar que el Gran Arquitecto ha colocado en los lugares adecuados dentro del hombre, todos los procesos vitales. Ha colocado una máquina con todos los poderes de la vida en el interior del cuerpo. La Naturaleza ha sido lo suficiente inteligente para colocar en el hombre todo lo que la palabra “remedio” significa. Es muy difícil que una persona deje de creer en las drogas, y se de cuenta de ello. En todas nuestras enfermedades, desde el nacimiento hasta la muerte, parece que están satisfechos con el resultado de las drogas administradas por nuestros hombres más sabios, padres, madres o cualquiera que lo hiciera. El hombre se sorprende de ver que Dios es Dios. Se sorprende de ver que el hombre fue construido por un Arquitecto infalible. Se sorprende, desde que sale el sol hasta que se pone,  de encontrar las verdades eternas de Dios impregnando todo su maquillaje. Se sorprende de encontrar que la maquinaria puede calentarse y enfriarse por si sola, escoger su comida, y satisfacer sus más altas expectativas. Vemos este maravilloso sol delante de nosotros donde nunca imaginamos que pudiera existir una estrella. Es el sol de la vida  y la luz eternas. La sabiduría del arquitecto de la Naturaleza está presente en cada gota de tu sangre. 

 

A.T Still

"Autobiografía" 1908. Cap XXVIII.

 

sigue leyendo ...

 

 

¿QUÉ ES PENSAR OSTEOPATÍA?

(W.G SUTHERLAND)