El Osteópata te ayuda en tu Depresión

¿Cómo me ayuda el Osteópata con mi depresión?

 

La Osteopatía te ayuda desde el trabajo con el Cuerpo

 

Las emociones estan reflejadas en tu cuerpo que te habla con síntomas.

 

  

Uno de los principios fundamentales de la Osteopatía es que La Estructura Gobierna la Función. Es decir, que el estado de tu cuerpo determina su fisiología, su función o su efecto o síntoma.

 

Como osteópata con mis manos encuentro señales que me muestran las causas del malestar en tu cuerpo y en tu mente. Ese malestar que puede ser mostrado como una patología o una enfermedad física o emocional. No pretendo hablar desde  estadísticas ni predicciones sino desde lo que percibo en tu cuerpo desde mi conocimiento y relación con él. Un cuerpo cuya estructura está viva, y por tanto podemos decir que “vive” todo lo que ocurre en su día a día, y acaba registrándose en su cerebro celular, siendo así un determinante par la vida futura. Mis emociones se marcan en el cuerpo y repercuten sobre su funcionamiento.

 

 

TODO lo que es vivido o fue vivido, y será vivido se registra en la estructura del cuerpo humano, cuándo un osteópata toca y siente la estructura con sus manos puede percibir el estado de la Vida en ella, puede conectar con lo que fue vivido por ella, y por tanto encontrarse con vivencias emocionales que acabaron registrándose en su pequeño cerebro celular que tiene cada ESTRUCTURA O PARTE ANATÓMICA DE TU CUERPO.Esto es así y la vida son en gran parte vivencias emocionales, DECISIONES que tuvimos que tomar para poder sobrevivir y seguir adelante, y que repercuten en el cómo se está manifestando la “fisiología” o “movimiento” o “expresión” emocional de esa persona. Ahora bien,

 

¿Qué pasaría entonces si el osteópata con sus manos “ajusta al estado de normalidad” (típica frase de Andrew) esta estructura? ¿Podría verse repercutida la “expresión fisiológica o emocional”?

 

Creo que desde la estructura como osteópatas que trabajamos con los principios de la Vida Humana podemos hacer grandes cosas para beneficiar el estado emocional de nuestro paciente, e incluso podemos ayudarle a encontrar causas de ello y solucionarlas.

 

Pero quiero dejar algo claro para que no exista la confusión. No somos psicólogos ni psiquiatras, nosotros accedemos a la salud emocional con nuestras manos y sintiendo el estado de esa estructura, desde nuestra relación con ella. No gestionamos esas emociones como lo haría un psicólogo o psiquiatra. Simplemente creemos que cuando quitamos los obstáculos, sean físicos o emocionales, la salud aparece y se manifiesta por sí sola. La sabiduría o salud aparece y se manifiesta cuando no tiene obstáculos para ello. Es tan sencillo como “encontrarlo, corregirlo y dejarlo tranquilo” (AT Still).

 

Y para finalizar, aquí os dejo el Hospital Psiquiátrico que uno de discípulos directos de AT Still, Arthur Hildreth abrió en un día. Parece que no somos los primeros en pensar que la osteopatia ayuda a los pacientes emocionales.

 

 

Franki Rocher Muñoz

Osteópata D.O 

La Osteopatía y la Depresión

¿Cómo puede ayudarte un Osteópata?

A menudo cuando tenemos una depresión es lógico pensar que tenemos que acudir al psicólogo e incluso al psiquiatra. Hay muchísimas causas de una depresión, pero sin duda lo que determina que nos sintamos así es que parece que las cosas no tienen demasiado sentido o estamos tocando fondo en nuestra vida, las cosas parecen no tener solución pese a que lo intentamos, estamos cansados y no encontramos la solución, parece que nuestra vida ha dejado de moverse, estamos tristes y estancados. Hemos dejado de sentir el movimiento de la Vida. 

 

¿Por qué tengo que acudir a un osteópata si estoy deprimido?

 

El cuerpo a menudo esconde informaciones que el osteópata con sus manos puede ayudarte a detectar y solucionar. ¿Qué son las emociones sino energía o información que está estancada en nuestro cuerpo y que no estamos sabiendo mover y solucionar? Muchas veces nos encontramos con experiencias de nuestra vida que están plasmadas en los tejidos de nuestro cuerpo, y que no hemos sabido hasta el momento gestionarlas correctamente. La estructura del cuerpo humano está hecha de energía y si sabemos leer las señales del cuerpo, podemos acceder la toda esa energía y darle una solución.


Nuestro cuerpo habla más allá de las palabras si aprendemos a escucharlo. 

 

Y es desde esta actitud de escucha que cuando un osteópata toca un cuerpo enfermo mental o físicamente, se encuentra con un cuerpo que tiene una energía disminuida, es por ello que a menudo la persona está cansada. Las manos del osteópata detectan una estructura corporal poco móvil, con poca vitalidad, y a menudo esta vitalidad esta mucho más acentuada en lugares de referencia para la salud del cuerpo como son el sistema craneal y la zona visceral. Las informaciones que no estamos sabiendo gestionar en nuestra vida actual se impregnan en la estructura de nuestro cuerpo. Aprendiendo a leerlas también podemos acceder a su solución, y la Osteopatía es una gran herramienta para ello. En nuestro cuerpo muchas veces nos encontramos con energía estancada que se manifiesta como zonas inmóviles a las manos del osteópata y que le están diciendo que allí la Vida no está funcionando correctamente. Es ahí donde las manos del osteópata van a actuar para empezar a permitir que esa información y la energía empiece a moverse.

 

En el Movimiento está la Vida, y si nuestro cuerpo empieza a moverse, empezaremos a sentirnos vivos.

 

Porque depresión a menudo va unido a NO movimiento, que se manifiesta en nuestro estado mental pero que también lo hace en la estructura del cuerpo vivo. La Vida ha dejado de expresarse en nuestro cuerpo. A menudo en él aparecen informaciones emocionales de las que no somos conscientes pero que sí se reflejan en el cuerpo humano, y que las manos del osteópata saben detectar. Estas informaciones emocionales pueden ir relacionadas con estados emocionales que en el momento de vida actual no estamos sabiendo solucionar y gestionar, y que muchas veces tengan origen en el pasado. Situaciones de vida que nos ponen tristes, nos enfadaron y acabamos resignándonos, situaciones de vida que llevamos mucho tiempo aguantando sin quererlo y no sabiendo darle solución, situaciones rencorosas entre familia o amigos, .... e incluso actitudes emocionales que aprendimos de nuestros nuestros padres al imitarlos cuando éramos niños, y que ahora necesitamos solucionar para que nuestro cuerpo empiece a sentirse vivo de nuevo. E incluso, a veces en el cuerpo pueden aparecer emociones que no nos pertenecen pero que llegaron desde nuestros antepasados a nosotros debido a situaciones de vida que tuvieron que pasar. Y las manos del osteópata, el osteópata puede ayudarte a decirle a tu cuerpo que esas emociones no te pertenecen para que te permitan continuar con tu vida. Vivencias que nuestros padres, abuelos y antepasados tuvieron que vivir, a menudo se trasmiten a nosotros. Seguramente para que les demos una solución. 

 

Es entonces cuando el osteópata siendo un Fulcro o un apoyo permite que toda esa energía emocional se libere de nuestro cuerpo, y de este modo muchas veces podemos empezar a sentir la Vida que habita en nosotros, dando fin a nuestra depresión. Acceder al tratamiento de las emociones se puede hacer desde muchas maneras y la osteopatía te ofrece una ayuda de gran valor que puede ayudarte a solucionar tu estado de ánimo y devolverte las ganas por la vida. 

 

Franki Rocher Muñoz

Osteópata D.O


Y yo llegado a este punto me planteo unas preguntas que hace tiempo me vienen a la mente:

 

¿Es este el punto de partida donde la osteopatía se detiene para convertirse en científica?

 

¿Es desde aquí que el osteópata se queda solo en el abordaje físico de las enfermedades?

 

y algo de lo que me di cuenta desde hace un tiempo a este punto,

 

¿Es donde la osteopatía rompe su enfoque de la globalidad del ser humano para convertirse en TERAPIA CRANEOSACRAL

 

Si te animas aquí puedes leer mis pensamientos sobre todo este tema, ¿Somos Osteópatas o Terapeutas Craneosacrales?